De cómo reflotar el Costa Concordia y otros buques

, 1.2.12 6
El buque italiano Costa Concordia encalló el viernes 13 en aguas de la isla de Giglio, frente a la costa de la Toscana, con 4.200 pasajeros y tripulantes a bordo. Ahora, ingenieros navales de todo el mundo piensan en la mejor manera de reflotar el crucero, una operación que se iniciará, si así se decide, tan pronto como lo permitan las autoridades italianas.


Aunque el barco se encuentra apoyado en el lado de estribor y en aguas poco profundas cerca de la costa, la guardia costera italiana vive con temor a un empeoramiento del tiempo que desplace el barco a aguas más profundas y, por tanto, pueda hacer la operación de rescate más difícil. Las opciones son dos. Reflotar el barco, llevarlo a un astillero e intentar repararlo o desguazarlo in situ. Existiría una tercera opción, la de de abandonarlo a su suerte, cosa que, aunque fuera de la ley, a veces ocurre. La mejor opción, si es técnica y económicamnete posible, es la del reflote ¿pero como desencallar el barco y llevarlo a puerto para ser reparado?


Existen varias propuestas para reflotar el megacrucero, si bien la que parece tener más posibilidades de llevarse a cabo es la siguiente.

En un primer momento el plan consistirá en extraer las 2.000 toneladas de combustible que permanecen en el casco del crucero. Una vez retirado el combustible del buque, proceso que necesitará de 2 a 4 semanas, se evitará un desastre ecológico además de conseguir una mayor flotabilidad. A partir de aquí dará comienzo un proceso todavía desconocido y que durará meses. 
Para reflotarlo que habría que cerrar los agujeros hechos en la cubierta para las operaciones de rescate y sobretodo reparar la grieta de más de 50 metros producida por el impacto contra las rocas. Buzos especializados deberían reparar las irregularidades del caso alrededor de la grieta y posteriormente soldar placas de acero para conseguir la estanqueidad del casco. Una vez realizada esta labor, el buque estaría listo para extraer el agua de su interior mediante bombas. A la vez se trataría de inyectar aire a presión a través de los conductos adecuados de los compartimentos de estribor, con objeto de desplazar el agua de mar que contienen y que el barco vaya corrigiendo la escora y adquiriendo poco a poco flotabilidad. Todo ello con la ayuda de grúas flotantes, remolcadores, barcazas, cuerdas, poleas y bolsas de aire (en lo que se conoce como parbuckling). Finalmente podría ser conducido a un dique para ser reparado. 

Fuente: BBC News

Estos rescates son, en la práctica, únicos. No existe un procedimiento 100% estándar y hay que estudiar detenidamente las circunstancias del objeto a rescatar en cada caso. No obstante tampoco es la primera vez que un accidente así ocurre. Existen numerosos casos, como el trágico Herald of free enterprise (en la foto) el navío pudo ser reflotado un més después del hundimiento y llevado a dique para repararlo, auque finalmente nadie quiso hacerse cargo de su coste y se vio obligado a navegar por última vez a Taiwan para ser desguazado. Cierto es que su tamaño, 132 m de eslora, era menos de la mitad del Costa Concordia.


En 2003 el carguero M/V Pelican con más de 1000 contenedores a bordo tuvo problemas con su sistema de direccion y colisionó con otro buque mercante el Maersk Bahrain en el puerto belga de Antwerp. Varios remolcadores salieron rápidamente en su auxilio y consiguieron dejarlo sobre un banco de arena cercano al accidente para evitar que se hundiese. Tras librarlo de su carga, una grúa y 8 remolcadores pudieron reflotarlo y ponerlo a salvo.


Otras veces, si el casco no está dañado y el buque no está escorado, rescatar un barco puede ser más sencillo. El MT Phoenix encalló en una playa de Sudáfrica en 2011 y necesitó de un remolcador y marea alta para volver a flotar.



Pero lo normal es que, cuando en barco que se quiere recuperar no tiene dimensiones descomunales se usen básicamente grúas y/o remolcadores. En Octubre de 2011, la compañía que trabajaba en la construcción de un puente en Rhode Island vio como se hundía su barcaza debido a un temporal. El video en time lapse del proceso de recuperación lo podeis ver a continuación.



Claro que no siempre se quieren recuperar barcos del fondo del mar. En 2009 se orquestó un rescate para sacar  de las frías aguas del río Hudson otro tipo de nave. Las imágenes del proceso en timelapse las podéis ver en el siguiente vídeo. [la emersión se produce en 2:35].


6 comentarios:

SergioR : 1 de febrero de 2012, 12:33 dijo...

Enhorabuena por el regreso y por el post
Curioso video el último je je. Aunque ya sabía lo que había.

{ Retazos de Celuloide } : 1 de febrero de 2012, 14:06 dijo...

Parafraseando al célebre Dr. Frankenstein... ¡¡¡Está vivo!!!

Anónimo : 1 de febrero de 2012, 21:58 dijo...

Dicen q para reflotar el Costa concordia se necesitan 100 millones de euros....ufff, yo me lo pensaría.
Un saludo.

{ David } : 1 de febrero de 2012, 22:10 dijo...

@Sergio gracias. Je je, el video tampoco es ninguna novedad. Si eres capaz de no enterarte antes sorprende que saquen un avión.

@Retazos de Celuloide, de momento está en la UCI, veremos que pasa.

@anónimo, cierto es lo de los 100 millones pero es que el barco está valorado en ¡800!

Jael : 12 de julio de 2012, 17:11 dijo...

¿Ya empezaron a reflotar el costa concordia?

Anónimo : 12 de agosto de 2013, 7:44 dijo...

me gustaria saber que paso con el Concordia al guien que m diga si lo reparanon espero sus respuestas grasias

Publicar un comentario en la entrada

 
Texto bajo Licencia Creative Commons. Some rights reserved. Una breve historia. David Piñeiro.
Design by DZignine. Powered by Blogger