La Autopista de la Muerte

, 20.3.13 8
La oficialmente conocida como Carretera 80 o Autopista 80, es la más importante vía de transporte terrestre que se extiende entre la capital de Kuwait y Basora, en Irak. Durante la Guerra del Golfo (1991), se convirtió en el escenario de una de las imágenes más inquietantes del conflicto que le hizo ganarse el sobrenombre de la Autopista de la Muerte.

 Vehículos destruidos y abandonados en la Autopista 80, 19 de abril de 1991. Imagen.


En febrero de 1991, tras mes y medio de combates entre el ejército iraquí y la coalición de las Naciones Unidas liderada por EEUU, el conflicto estaba, irremediablemente, llegando a su fin. Treinta y dos países se habían unido para enviar a sus tropas contra el poderoso ejército de Sadam Husein y liberar Kuwait. A pesar de contar con medio millón de efectivos y conocer el territorio, las fuerzas de combate iraquíes estaban ya contra las cuerdas.
La noche del 26 al 27 de febrero de 1991, un día antes de que finalizase la guerra, civiles y personal militar iraquí se retiraban de Kuwait. Eran, prácticamente, los últimos invasores que quedaban en un país que el dictador iraquí había querido anexionarse siete meses antes. Aquella noche el convoy formado para la huida fue atacado y destruido por aviones y fuerzas de tierra estadounidenses en el transcurso de la última ofensiva de la coalición militar. Un día después, el 28 de febrero, el presidente norteamericano George H. W. Bush daría la orden de alto el fuego.



La carretera, punto estratégico clave en la salida al mar y principal vía de comunicación con Kuwait, acabó convertida en un auténtico cementerio de vehículos, en una estampa digna de cualquier película post apocalíptica. Los iraquíes, a bordo de todo tipo de vehículos, muchos de ellos robados a los kuwaitíes, se dirigían de vuelta a su país cuando la aviacion de los EE.UU atacó a los que circulaban en cabeza y en cola, formando un enorme embotellamiento. Otras fuentes afirman que, previamente, marines estadounidenses habían bloqueado la carretera con minas antitanque a la espera del convoy. EEUU confimó el ataque aéreo y la intervención de fuerzas terrestres sin especificar. En cualquier caso, cuando se les cortó el paso a los primeros vehículos, inevitablemente comenzó a formarse un tremendo atasco que ocupó ambos sentidos de la carretera. Con la retaguardia también bloqueada dio comienzo el grueso de la ofensiva. El brutal ataque provocó la destrucción de entre 1.800 y 2.700 coches, camiones, autobuses y carros de combate, quedando sus restos diseminados a lo largo de varios kilómetros de autopista. Y junto con ellos perdieron la vida la muchos (o la mayoría, según las fuentes) de sus ocupantes, cuyos cadáveres quedaron grotescamente calcinados. Se desconoce el número exacto de víctimas y las dispares estimaciones van desde 300 a decenas de miles.


  Imagen







Cuando la luz del día permitió ver la magnitud de lo sucedido las primeras voces se alzaron en contra de la operación. Algunos periódicos hablaron de carnicería y varios periodistas y asociaciones de derechos humanos acusaron a EEUU directamente de haber violado la Convención de Ginebra, y por tanto de crímenes de guerra, dado que se trataba de civiles y tropas, en lo que claramente parecía una rendición y batida en retirada. El siguiente video explica lo sucedido. En él, un general del ejército norteamericano y un piloto que tomó parte en la operación tratan de justificar, desde su punto de vista, la acción diciendo entre otras cosas que tenían órdenes de detener el convoy a toda costa, que iba armado, que fueron atacados durante la ofensiva y que, al fin y al cabo, estaban en guerra contra ellos. En ningún caso se esperaban la inmensa cantidad de vehículos que se encontraron. En cualquier caso y aunque la gran mayoría eran probablemente tropas, de los 1.500 que contabiliza el video, solo un 2% era propiamente militar.




A la mañana siguiente, apenas unas horas antes del  alto el fuego, el fotógrafo Kenneth Jarecke se dirigía de regreso a Kuwait desde el sur de Irak. En plena Autopista de la Muerte Jarecke observó un camión calcinado en el medio de la carretera tras un ataque aéreo de la coalición de la ONU. Se detuvo y tomó una de las fotografías más estremecedoras de la guerra, la de un soldado iraquí carbonizado en el interior del vehículo.

 Soldado iraquí muerto. Kenneth Jarecke. BBC.

Ante la dureza de la imagen Jarecke justificó la toma diciendo a su escolta militar: "Si no hago fotografías como esta, gente como mi madre pensará que lo que sucede en la guerra es lo que ven en las películas", y se acercó al camión calcinado para tomar la foto que ves arriba.

El poder de síntesis de la imagen dando a entender la enorme brutalidad de la guerra queda plasmado en la fotografía, que no fue publicada en un primer momento en EEUU (AP pensó que era demasiado explícita y podía herir sensibilidades) aunque sí en otros países.

La Autopista 80 fue un objetivo constante de las tropas de la coalición de la ONU durante la guerra dada su importancia estratégica.Veintidós años después nada hace recordar allí lo sucedido.

La autopista 80 en la actualidad, cerca de la frontera Irak-Kuwait. Imagen.

Fuentes: BBC, Wikipedia, Iconicphotos, Evidence.org.kw, CBC.

8 comentarios:

Anónimo : 21 de marzo de 2013, 9:45 dijo...

Impresionante historia!...efectivamente la guerra no es como en ciertas películas de los años 50...Yo crecí, recuerdo, pensando que las guerras eran algo épico etc...menos mal que los tiempos van cambiando.
Saludos
Javi

Anónimo : 21 de marzo de 2013, 12:46 dijo...

Yo era jovencito cuando esta guerra y precisamente las imagenes en la TV de cadáveres carbonizados, de personas reales y que nunca antes había visto, me quedaron grabadas.

JuanLu : 22 de marzo de 2013, 1:05 dijo...

Totalmente innecesario y cruel

{ calledelorco.com } : 22 de marzo de 2013, 13:27 dijo...

qué historia, qué imágenes...

Anónimo : 23 de marzo de 2013, 13:40 dijo...

A ver, es la guerra, no quiero parecer cruel pero si invades otro país por la fuerza te expones a no volver vivo. Aunque la mayoría de vehículos (robados) fuese civil, practicamente todos los que iban ahí serían militares de irak.
Dicho esto, la cosa me parece una carnicería, hacerlo de noche, casi sin riesgo para el atacante y además el día antes de declarar el alto el fuego.

Anónimo : 11 de junio de 2013, 8:33 dijo...

He de recordar que EEUU, que no quiere que Irán o Corea del Norte tengan la bomba atómica, ha sido el único país en utilizarlas contra otros países. si alguien la debería tener prohibida son los EEUU.
Por cierto, el ataque a los torres gemelas ocurrió después de esta guerra. Después. No se puede ser un matón y luego decir que te atacan injustificadamente.

{ Bernardo Vadell } : 11 de junio de 2013, 14:40 dijo...

La historia. De las guerras las cuentan los vencedores

{ Bernardo Vadell } : 11 de junio de 2013, 14:40 dijo...

La historia. De las guerras las cuentan los vencedores

Publicar un comentario en la entrada

 
Texto bajo Licencia Creative Commons. Some rights reserved. Una breve historia. David Piñeiro.
Design by DZignine. Powered by Blogger